viernes, 18 de julio de 2014

Negacion.

La mentira, esa cosa a veces fea, otras necesaria, y alguna que otra vez, placentera. Es innegable que la mentira convive de manera perenne en nuestras vidas.
Todos engañamos, incluso a nosotros mismos, ¿verdad?. Cuando nos miramos al espejo, por ejemplo. Cuando en una reunión nos creemos los graciosos, el alma de la fiesta, o cuando cruzamos la mirada con una mujer y ya nos creemos que dicha mujer soñara con nosotros y caería rendida a nuestros pies con solo una invitacion y una sonrisa.

Sin embargo, no debemos fustigarnos por esos engaños a nosotros mismos. Es nuestro cerebro y algo llamado NEGACION lo que nos hace caer en el auto engaño.
La negación es una especie de mecanismo de defensa que nuestro cerebro pone en marcha cuando la verdad es demasiado dura para que podamos soportarla. Cuando los problemas son casi insoportables la negación se encarga de ningunearlos, de ignorarlos o darles poco importancia. Esto sin duda, no hace que los problemas desaparezcan, pero al menos nos hacen aplazar los problemas,, minimizarlos en nuestra cabeza y así soportar su carga. Es un mecanismo realmente poderoso.

Yo sin embargo, hace ya algún tiempo que lucho contra la negación. Creo que lo peor que puede hacer una persona es negarse la verdad, engañarse a si mismo. No digo que todo el mundo debiera luchar contra la negación, pero yo prefiero saber lo que soy, por poco que me guste. A eso podríamos llamarlo aceptación.

Mi manera de actuar no es seguramente la mejor, ni tampoco lo pretendo. Mis parámetros de actuación
no siguen un patron ni un plan. Simplemente soy así, y que conste que no lo digo con orgullo.
Quiero mirarme al espejo y saber exactamente lo que veo, que no es otra cosa que lo que ven todos. Siento un extraño placer en la auto crítica de mis actos y de mis defectos. Lo hago con la esperanza de mejorar algún día...algún día, pues solo quien se da cuenta de un problema podrá acabar con el, aunque nadie dijo que fuera fácil. Ahí entran otras fuerzas de la mente como la fuerza de voluntad.

Pues, una vez declarada la guerra a la negación, me mantendré firme en la lucha. La verdad es la verdad, por poco que nos guste, y para mi siempre sera mejor que una mentira agradable, de esas que son fáciles de creer.

3 comentarios:

Jose Antonio dijo...

Exactamente sir; eso se llama honestidad...ser honestos significa ser realistas con nosotros mismos primeramente y ser sinceros con los demás; llamar a lo blanco , blanco y a lo negro , negro.
Si uno es sincero y honesto consigo mismo podrás observar friamente lo que eres para mas tarde darte cuenta de lo que estas rodeado....una panda de seres humanos muy inhumanos...
El reconocer esto es luchar como tu bien dices contra tu mismo espíritu que siempre intenta convencerte con la negación de la realidad...ya que estamos contaminados con una maldición Llamada maldad,desde el principio de la creación ; esta maldad para que tu lo entiendas actúa como una enfermedad que infecta hasta la ultima parte de tu cuerpo y como sucede como por ejemplo con un ludópata ...el ultimo en enterarse o darse cuenta que esta enfermo es cuando ya se ha arruinado...con la maldad del ser humano solo existe un antídoto y es ser honestos ante Dios y arrepentirse de todas las maldades que has cometido en tu vida ; cuando un ser humano de corazon y en verdad hace esto ( no ante un cura , no ante una religión , no ante un paso de madera ...) Dios actúa como el medico Psiquiatra que empieza a tratar al ludópata.. le quita esa venda de los ojos para que pueda ver con claridad quien es y en que situación se encuentra y sobre todo el peligro en el que se encuentra ...y justo ahí es cuando Dios te da la única medicina que puede empezar a transformar tu vida para que puedas vencer a esa infección; se llama Espíritu Santo lo que la biblia llama " nacer de nuevo" .
La pelota esta en tu tejado quieres curarte o prefieres que esa infección te lleve al sufrimiento eterno?
No lo dudes acude al medico por excelencia...y cuidado en la consulta en la que te metes no todas las puertas donde parece que Dios se encuentra es la verdadera ya que esa infección es muy poderosa y lo controla todo en este mundo ....
Te conozco y se que eres honesto y eso siempre se agredece pero hasta el mas honesto de entre todos los seres humanos esta contaminado así que al final esa infección acabara contigo lo que conocemos como la muerte ...ahí ya no habrá lugar para la cura ...ahí si que el ser humano tendrá que asumir consecuencias..como el ludópata que no quiere tratarse ...al final solonle espera sufrir consecuencias..espero haberme explicado bien jej...un abrazo sir.

wanlu dijo...

Muchas gracias por el comentario, amigo Lote.
Yo, como ya sabes no soy muy creyente, y no creo que la verdad nos vaya a salvar el alma, de hecho creo que la sinceridad esta sobrevalorada, pero creo que lo menos que una persona puede hacer es ser honesto con si mismo, claro esta, siempre que esto no suponga ningun daño a nadie.
Un abrazo chaval.

Jose Antonio dijo...

Corrijo: la verdad no salva; no único que puede librar al alma de la condenacion es Cristo; atraves de la en El.
Un Abrazo.